LA BIOMASA COMO FUENTE ALTERNATIVA DE ENERGÍA

Cada revolución industrial trae consigo un nuevo combustible que, en ocasiones, nos lleva a una mayor contaminación del aire, creando una polución que de manera directa o indirecta repercutirá en la salud del ecosistema que lo sufra. Entre tanta pérdida, es bueno conocer otras variantes que aparecen gracias a la investigación de ingenieros agrónomos y químicos y que pueden convertir un planeta en un lugar reversible.

Es el caso de la biomasa, una fuente absolutamente alternativa para generar energía limpia que se crea mediante su procesamiento en calderas en las que el material va quemándose progresivamente (generando cenizas que, aunque no sirvan para crear biomasa, pueden ser reutilizadas para otra tarea como, por ejemplo, la de abono).

Si uno busca la definición de la biomasa en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, encontrará dos entradas diferentes pero que, aún así, comparten ciertas características comunes. En el primer caso, biomasa es la materia total de los seres que viven en un lugar determinado, expresada en peso por unidad de área o de volumen. En el segundo, se refiere a la materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía. Si estás pensando como abaratar costes en tu economía y en tus emisiones, el segundo grupo es el que estabas buscando.

LAS VENTAJAS DE LA ENERGÍA CREADA POR LA BIOMASA

Las ventajas de la biomasa son muy ventajosas para aquellos que se preocupan por las emisiones de gas a su entorno y por tratar de reducir la contaminación progresivamente para que todos consigamos respirar un aire cada vez más limpio. La energía creada por la biomasa resulta renovable, más barata que sus competidoras y realiza menos emisiones debido a su tipo de combustión. Por si fuera poco, también ayuda, de manera indirecta, al mantenimiento de árboles y a la prevención de posibles incendios dañinos para el medio ambiente.

Habitualmente, la biomasa es utilizada para generar calor y, a niveles industriales superiores, también como fuente creadora de electricidad. Es más, cabe la posibilidad de instalar calderas para calefacción y para el calentamiento de agua.

Últimamente, la energía de la biomasa ha visto aumentada su utilización por factores tan diversos como el crecimiento del precio final del petróleo, las condiciones y repercusiones del cambio climático, los problemas que encuentran las energías renovables en ciertas pirámides burocráticas o el aumento de conocimiento científico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *