EL MERCADO DEL GASÓLEO: TIPOS Y USOS

Para aquellos no entendidos en la materia en ocasiones resulta dificultoso saber qué tipo de material está usando en su día a día. En su mayoría desconocemos las variedades que el mercado nos ofrece y sólo sonreímos a quien nos atiende y agradecemos su visita y atención. Sin embargo, es aconsejable conocer de antemano ciertos aspectos iniciales del gasóleo. Como por ejemplo, que en el mercado coexisten el gasóleo A, B y C con sus respectivos usos y regulaciones.

El gasóleo A es el utilizado en los vehículos de automoción, es decir, aquel del que uno hace uso en las gasolineras y estaciones de servicio. Se trata del tipo más refinado. Esto se debe a está formado por una serie de aditivos que ayudan en las reducción del consumo y la reducción de la emisión de contaminantes. Además, mejora las prestaciones del vehículo.

El gasóleo B se encuentra en vehículos de carga superior a los anteriores, como los diferentes tipos de maquinaria utilizadas en la industria agrícola, pesquera así como en vehículos autorizados. Su refinamiento es menor, por lo que no se recomienda su uso en otro tipo de automóviles.

El gasóleo C es más barato que los anteriores pero también menos refinado; es el gasóleo utilizado en equipos dedicados a la producción del calor como las calderas de calefacción. Tiene un alto contenido en parafina y está terminantemente prohibido su utilización en automóviles.

VENTAJAS DE LA CALDERA DE GASÓLEO EN SU USO CASERO

En ocasiones surge la diatriba entre qué tipo de calefacción es la más adecuada para el hogar. Los expertos lo tienen claro: el gasóleo. Se trata de una opción más económica para el bolsillo con la que se llega mejor a final de mes; su instalación y mantenimiento también suponen un ahorro importante, existiendo empresas que realizan instalaciones con gasóleo de calefacción a domicilio en León.

Además, ofrece una mayor seguridad para las familias y fiabilidad en su duración ya que se ha comprobado durante el tiempo que su funcionamiento es más eficiente y el riesgo de accidente menor que en sus contrincantes. Por si fuera poco, este tipo de energía puede llegar a todo el territorio español, independientemente de la situación geográfica en la que se encuentre, desde Lugo hasta Murcia, de Huelva a Barcelona. Por ejemplo, Gasóleos Cerecedo realiza instalaciones a lo largo de la provincia de León, especialmente en la comarca de El Bierzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *