¿QUÉ ES EL ESTILO ZEN?

Cuando compramos una vivienda en una inmobiliaria en Barcelona, llega el momento de decidir qué tipo de decoración vamos a llevar a cabo en ella. Además de tener en cuenta la disposición de casa habitación, es importante tener en cuenta que ante todo debe de primar tu comodidad. Sobre todo debes de convertir esas paredes en ese hogar al que volver tras una jornada de trabajo dura, un remanso de paz tras la guerra.

Precisamente, no son pocos los que ese remanso lo consiguen mediante el uso de la decoración zen. Se trata de un estilo inspirado en la filosofía oriental  en el que los colores, las formas y los materiales se transforman en filtros para convertir tu casa en un lugar donde el ambiente tranquilo y relajado es el principal protagonista.

Con ciertos toques masculinos, el estilo de decoración zen se cimenta sobre espacios ordenados y claros que le dan cierto aire minimalista al conjunto. Una armonía que fluye y que canaliza energías positivas. Con el estilo zen, que se traduce como ‘meditación’ se busca la armonía de los diferentes espacios del lugar mediante el uso de equilibrio. Como decían los filósofos griegos, la virtud está en el término medio.

CÓMO DECORAR TU CASA AL ESTILO ZEN

La decoración al estilo zen no deja ningún cabo suelto y propone diversas alternativa dependiendo de los gustos personales de cada uno. Eso sí, debe primar siempre la búsqueda de equilibrio de las partes. Por ejemplo, la elección del suelo no es algo baladí: uno debe optar por aquellos suelos que llamen a gritos el ser caminados y tocados. De esta manera tendrás una mayor sintonía y eso repercutirá en tu salud: andar descalzo favorece la circulación sanguínea.

La búsqueda de luz natural también es muy importante ya que crea nuevos espacios y proporciona una paz interior únicas. La pérdida de cortinas servirá de contraste y la sensación de relajación será aún mayor. El color, como bien hemos comentado, es vital. Los colores claros y neutros para las paredes mientras que el color será dado por el mobiliario y la decoración. Blancos, amarillos, ocres…la paleta de claros no es tan pobre como puedes pensar en un primer momento. Siempre armónicos. Siempre zen.

La conocida regla de tres también está presente en la decoración zen e, igual que ocurre en moda, la incursión de un cuarto color puede echar por tierra toda la armonía conseguida anteriormente. Entre esos tres colores habrá una inter-relación, un hilo conductor que permitirá esta construcción de la armonía visual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *